CAPTURA POR LAS PATAS – Costoso Paradigma.



Como es de todos conocido, en los pollos la cabeza del fémur está incrusta en la pelvis. En consecuencia, cuando se toman por las patas y se giran 180 grados, muchas veces esta unión se desprende desplazándose el hueso hacía abajo, seccionando vasos sanguíneos, cuya sangre se trasvasa, alojándose internamente a la altura de parte superior del muslo formando una hemorragia. Adicionalmente, presiona los sacos aéreos abdominales hasta el punto de romper los En otras ocasiones se rompe el ligamento interior que se halla alrededor del músculo gastronecmio, produciéndose una situación similar a la antes descrita.

Un hecho más crítico es la dislocación de la tibia en la unión con el peroné en su parte inferior de la articulación con la pata.

Cuando los pollos son entregados por los recolectores a sus compañeros que se encuentran en el camión para meterlos en las jaulas, los agarran por la parte baja de los muslos, produciéndoles magulladuras.

El complemento de esta racha de traumatismos es el intenso aleteo de los pollos en un intento por zafarse, ya que al estar sujetos por una pata, suponen que se pueden escapar.

Las consecuencias de estas bruscas manipulaciones son los costosos decomisos que se hacen en la planta, que reducen significativamente la cantidad de kilos de primera listos para salir al mercado, encareciendo el costo de procesamiento.

Por lo anterior, se recomienda establecer como método de recolección, el tomar los pollos por el cuerpo manteniendo delicadamente las alas pegadas a éste para que no aleteen. Con este sistema de captura se puede llegar a nivel de golpes y traumatismos del 0.03% sobre el total de kilos vivos recibidos en la planta. Ejemplo: 100.000 pollos/día con un peso promedio vivo de 2.0 kilos son 200.000 kilos. El decomiso sería de 60 kilos. Cuál es el porcentaje en su planta?




© 2015 Consultorias Avicolas Eduardo Cervantes. Todos los derechos Reservados | Diseñado por JYC WEB | Administrado por : José D. Diaz Mattos