Desplumado: Aspectos a tener en cuenta.



Cuando observamos una pluma desafortunadamente – no debe darse esta situación-, en el área de evisceración, donde la temperatura corporal del pollo aún es alta y peor aún a la salida del chiller y secciones posteriores – el grado de frío incrementa su contracción muscular-, porque dificulta su remoción generándose cuellos de botella, tradicionalmente hemos pensado que debemos revisar y ajustar las operaciones de escaldado y pelado. Sin embargo, no recordamos que un inadecuado aturdimiento contribuye de manera negativa a dificultar el retiro de las plumas, al generarse una excesiva contracción muscular que mantienen cerrado el folículo y adherida más firmemente #F5DB02;"> la pluma.

Por lo anterior, se hace necesario centrar nuestra atención cotidiana en los siguientes aspectos básicos de estas tres interrelacionadas operaciones:

Aturdido : Se divide en dos etapas: Previa y durante esta importante operación. En la primera debemos crear el entorno básico que contribuya a mantener tranquilo a los pollos: Oscuridad, masajeador de pechugas, etc. Durante el aturdimiento, la rampa de entrada debe estar siempre seca. Lo contrario significa que los pollos recibirán toques eléctricos, poniéndolos en alerta y encorvando el pescuezo. Adicionalmente, el masajeador debe extenderse hasta la salida de este equipo. Todo lo antes mencionado permitirá graduar el voltaje, amperaje y frecuencia. No olvidar que el tiempo debe estar entre 10 a 12 segundos. Estas acciones harán posible que los músculos se mantengan relajados.

Escaldado. Cuatro son las variables a monitorear: Temperatura y tiempo, determinan el color de la piel: Con epidermis – amarillo- o sin ella – blanco-.

Los pollos deben desplazarse completamente sumergidos y en presencia de una adecuada agitación del agua. Estas dos condiciones facilitarán la buena apertura del folículo y desprendimiento de la pluma debido a la desnaturalización de la proteína.

Desplumado. El agua que baña los dedos y los pollos debe ser tibia : 32ºC – 34ºC para evitar que se enfríen. Los dedos deben estar completos y en buen estado en cuando a sus ranuras. El equipo debe estar centrado respecto al transportador aéreo.

Por último, las peladoras deben estar lo más cerca posible entre si y muy próxima a la salida de la escaldadora.




© 2015 Consultorias Avicolas Eduardo Cervantes. Todos los derechos Reservados | Diseñado por JYC WEB | Administrado por : José D. Diaz Mattos